¿Deseas recibir nuestras noticias?

Te enviaremos e-mails sólo algunas veces por semana. ¿No es genial?

Suscríbete!

No enviaremos spam, sólo información sobre nuestros productos y servicios.

Words create Worlds

 

No hace falta ser muy sabio para darse cuenta de lo importante e imprescindible que son las palabras en nuestra vida; sabemos que a través de ellas nombramos todo lo que nos rodea, describimos el mundo en el que vivimos y nos comunicamos con todos a nuestro alrededor. Sin embargo, es poco común que nos detengamos a reflexionar acerca de su verdadero poder y el rol que desempeñan en la sociedad. ¨Eres responsable ante tus palabras¨ hemos oído cientos de veces, pero siendo sinceros, ¿cuánto realmente interiorizamos esta frase y entendemos su real dimensión? ¿cuánta conciencia poseemos acerca de su significado para nosotros, los investigadores y diseñadores? Si bien nos queda claro que éstas se enmarcan dentro del design thinking, la cocreación y el diseño socialmente responsable; no siempre entendemos su objetivo principal: Descubrir la verdad y crear un futuro mejor para la humanidad.

El Poder de la Palabra

Su nacimiento dio origen a lo que quizá es lo mejor que le ocurrió al ser humano: La aparición de la lengua, que a su vez fue el hito que marcó el camino de su proceso evolutivo. Y es que las palabras aisladas no significan nada y solo cobran sentido cuando se enmarcan en este sistema estructurado que es la lengua, o como afirmaba el famoso arquitecto Le Corbusier: «Bautizar no es un acto puramente clasificador, sino un rito de iniciación, de pertenencia a un todo significado, fuera del cual sólo queda un eco repetido e incomprensible del nombre».

Por otro lado, la palabra (entendida a todos sus niveles) posee gran influencia en la forma en la que el ser humano conceptualiza y memoriza la realidad y además, es la principal responsable en la formación de imaginarios colectivos. Todas las culturas del mundo tienen sus cimientos en ella, ya sea en la de todo un pueblo a través de las tradiciones orales, la de algún líder a través de algún discurso memorable, o en la de algunas luminarias a través de publicaciones y textos.

Su poder incalculable se expande a infinidad de ámbitos, es por eso que las palabras exactas y bien concatenadas pueden lograr cualquier objetivo, ya sea bueno o malo; esto debido a que su capacidad creadora, generadora de historias, metáforas y universos de ensueño es ilimitada. Por este mismo motivo su uso amerita una enorme responsabilidad que muchas veces no es tomada en cuenta por los emisores.

Espejo que deforma la realidad

El significado de una palabra es el concepto del que es portadora; es decir, cada grupo humano le otorga a las palabras un significado distinto. De este modo, un árbol para nuestro redactor creativo que nació y vivió en Lima toda su vida, es un tronco coronado por una copa no muy frondosa, con hojas pero sin frutos; mientras que para nuestra proyect manager nacida en Polonia, drzewo (traducción al polaco de árbol) representa un pino enorme que desprende un fuerte olor a resina y que posee ramas llenas de agujas que dejan marcas rojas en la piel si es que tratas de agarrarlas. Esto se debe a que el significado que le damos a una palabra, con todo su concepto detrás, se origina a raíz de nuestras experiencias previas con los fenómenos similares que intentamos describir y clasificar.

Pero ¿por qué a este fenómeno corresponde esta palabra y no otra? ¿Cómo el ser humano al principio sabía que aquella copa con hojas pero sin frutos o aquel pino con olor a resina se llamarían árbol y drzewo respectivamente? Esto se debe a que la relación entre el fenómeno y la palabra es arbitraria por que la fuente original del lenguaje y del conocimiento no está en la lógica sino en la imaginación. Por esto nuestra descripción del mundo en palabras, no es más que una interpretación, una metáfora de la realidad que la deforma y que solo puede acercarse a la verdad pero nunca llega a expresarla directamente.

En búsqueda de la verdad

La palabra es solo una parte del sistema de signos y símbolos que construyen nuestro lenguaje. Todos los elementos de este sistema tienen las mismas características: La relación entre ellos y la realidad es arbitraria y su significado es relativo. De este modo, diferentes sistemas de signos y símbolos construyen diferentes culturas; diversos mundos con sus propias reglas de vivir e interactuar entre sus miembros. Y al hablar de mundos no nos referimos a culturas lejanas estudiadas por antropólogos, sino a las comunidades en las cuales vivimos día a día, las empresas donde trabajamos, incluso nuestras propias familias con sus propios códigos de comunicación y conducta creados por sus miembros y entendibles solo para ellos.

Cuando creamos una marca, un producto o un servicio; lo que realmente hacemos es crear un nuevo sistema de signos y símbolos a través del cual comunicamos ciertos valores y despertamos ciertas emociones que generan experiencias en nuestros usuarios. Estas experiencias logran que vean el mundo (y a sí mismos) desde otra perspectiva, como si fueran lentes mágicos que cambian el color y la forma de la realidad; generan comportamientos diferentes que son parte de un estilo de vida nuevo, adecuado a su nueva visión del mundo. Así queda claro que los signos y símbolos que usamos tienen el poder de cambiar la realidad, ya sea para bien o para mal, dependiendo de nuestra voluntad y responsabilidad como comunicadores.

Es por estos motivos que consideramos que nuestro deber como agencia y como seres humanos es acercarnos lo más posible a la verdad, interpretando la realidad de una forma más sincera. Esto se puede lograr únicamente comparando las perspectivas de todas las personas involucradas en nuestros proyectos, con todas sus diversas experiencias e interpretaciones del mundo. Como design thinkers somos empáticos, escuchamos, observamos y tratamos de entender a los usuarios, sintiendo como ellos y poniéndonos en sus zapatos; encontrándonos con ellos en las sesiones cocreación para construir juntos el valor de lo que sea (la marca, el producto o el servicio). Solo así podemos crear un mundo mejor para todos, un mundo sincero y puro en el que nosotros mismos queremos vivir.

Words create Worlds!

Comments ( 0 )

    Leave A Comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *